Historias de Combi

Ésta es una pequeña historia de aquellas que el azar pone en tu camino, donde te toca decidir y tomas la decisión acertada.

Tras unos días en San Martín de los Andes era hora de avanzar, de continuar el camino. El parte meteorológico anunciaba frío y nieve, la ruta a seguir no brillaba precisamente por sus suministros y además, para colmo, justo el día antes de partir llega a mis oídos que una pareja de viajeros buscan a un pasajero para compartir la ruta hasta Mendoza en su van, una Combi!

Canisia y Flo son dos jóvenes suizos,de Neuchatel, que llevan meses viajando por Centroamérica y América latina y hace tres meses decidieron comprar una Combi Volkswagen T2 en Chile para continuar su andadura en los últimos meses de su viaje.

Desde el inicio de mi viaje he visto y me he cruzado con infinidad de gente viajando en van, pero siempre que veo una Combi VW T2 me pregunto: ¿Cómo debe ser ir en una de esas? Por supuesto con la sonrisa activada 😉

Con estas cartas sobre la mesa, era bastante evidente, no podía dejar escapar la oportunidad, sólo quedaba encontrar la manera de hacerle un lugar a mi fiel Olivia.

Tras compartir un vino y charlar acerca de los detalles con los chicos el plan estaba congeniado, aunque yo no iría hasta Mendoza, sinó bajaría antes, en San Rafael, para continuar pedaleando desde allí.

Como era de esperar, los pronósticos se cumplieron… así que subiendo por la carretera del paso en dirección a Zapala ya empezaba a nevar y a bajar la temperatura.

Precisamente a eso me refería en las lineas anteriores con lo de ‘decisión acertada’. La verdad, no sé cómo me las hubiera visto en bici, hubiera sido duro, muy duro…

Una vez cruzamos Zapala, continuamos la ruta por Neuquén, Santa Isabel y General Alvear hasta llegar a San Rafael, dónde iba a ser mi final del recorrido. Fueron 3 dias emocionantes, viviendo a 85 km/h de máxima, turnándonos entre Flo y yo para conducir, ya que Canisia carecía de la licencia.

De vez en cuando, me parece interesante el cambiar de medio de transporte, aunque sólo sea por unos días, e incluso horas. Te obliga a cambiar de ritmo, de dinámica, a introducir nuevas vivéncias y nueva gente en tu día a día.

Inolvidables momentos y una experiéncia soñada más a la saca, porque de eso va la vida, de vivir momento a momento y aprovechar esos trenes, o en este caso Combis, que sin motivo alguno se te presentan en el momento indicado.

Bicicletas, furgonetas, trenes, barcos o mochilas, al final serán sólamente los medios que te permitirán abrir las puertas de la mejor escuela: el viaje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s